Cañadón Seco - Santa Cruz - Argentina
"Ciudad Luz"

Reino Animal

851 especies: el cordobés que conoce mejor que nadie a las aves argentinas
 


Alrededor de 1500 personas cargaron registros de aves en la versión argentina del sitio creado por el Laboratorio de Ornitología de la Universidad de Cornell, Estados Unidos. Foto: Carlos Spitznagel.

  • Más videos y fotos: Entrar.

  • No recuerda el día exacto. Si fueron los pingüinos de Península de Valdés, un tucán de Puerto Iguazú, un yabirú de los Esteros del Iberá o un grupo de cóndores que se alimentaban de ovejas muertas al costado de una ruta cerca de Esquel. Julián Quillén no sabe qué día ni con qué especie pasó al canadiense que en solo un mes del verano del año pasado logró ver en la Argentina 650 especies de aves. De lo que sí está seguro es que la arremetida triunfal fue en noviembre y mientras guiaba a un grupo de fotógrafos chinos que habían venido al país con la idea de recorrer el Litoral y la Patagonia para lograr una "gran" foto de un ave por día.

    A los chinos los hizo conocer Costanera Sur, los Esteros del Iberá, Puerto Iguazú, Cataratas, Puerto Madryn, Península de Valdés, Punta Tombo, Ushuaia y El Calafate. Todo eso en 15 días. En esas dos semanas vertiginosas y mientras hacía su trabajo, Quillén vio 400 tipos de aves. Tomó nota, les sacó fotos o las grabó mientras cantaban. Cuando cargó sus registros en la plataforma eBird, recién ahí, supo que era muy probable que ocurriese lo que finalmente pasó: este cordobés, que tiene 33 años y vive en El Bolsón, se convirtió en la persona que más aves vio en todo el país a lo largo del año pasado. En total fueron 770 especies, casi el 80 % de todas las que viven o pasan alguna temporada en el país.

    Quillén no ganó ningún premio. Ni binoculares último modelo, ni un teleobjetivo para su cámara de fotos. Tampoco un gorro con visera, una cantimplora o un anotador. Ni siquiera la guía de aves de toda la Argentina escrita por Tito Narosky, algo así como la biblia de los aficionados a la observación de aves. "El premio es haber podido ver todas esas especies y estar donde viven. Verlas libres", jura Quillén, que desde los 17 años guía turistas extranjeros que vienen al país con el objetivo de ver aves y que según el Ministerio de Turismo de la Nación son 36 mil.

    Alrededor de 1500 personas cargaron registros de aves en la versión argentina del sitio creado por el Laboratorio de Ornitología de la Universidad de Cornell, Estados Unidos. De esos, 300 compitieron seriamente por estar al tope del ranking y reportaron las aves que iban viendo con una periodicidad por lo menos mensual. Entre ellos hay aficionados, fotógrafos, biólogos, naturalistas y sobre todo guías de observadores de aves. Porque que un guía pueda afirmar que es la persona que más especies de aves vio en un año no es un dato menor para quien quiere que otros depositen en él la tarea de ser llevado hasta las aves más esquivas. Y Quillén no sólo logró eso. Sino que desde 2002, cuando se creó este ranking a nivel local, es el ganador que logró la mejor marca, muy superior al récord de 609 especies conseguido en 2008. "Quillén es un gran entusiasta. Sale al campo temprano, camina un montón. Enfrenta adversidades: lluvia, poca comida, selva. Y tiene un gran oído, que no es un dato menor, porque le permite identificar aves en lugares selváticos", revela el formoseño Fabricio Gorleri, coordinador nacional de eBird, que en el país tiene un acuerdo con Aves Argentinas para la gestión de la versión local del sitio.

    Quillén reconoce tener buen oído. Lo atribuye a que casi siempre vivió en el campo y se crió escuchando sonidos de aves. Sus primeros años los pasó cerca de Villa Giardino, en Córdoba. Después se mudó a una casa dentro del Parque Nacional Lago Puelo, en Chubut, donde su papá era guardaparque. Vivió diez años en Bolivia, puntualmente en Santa Cruz de la Sierra, gran parte del tiempo contratado para hacer relevamientos de aves para estancias turísticas y petroleras o mineras a las que se les exigía estudios ambientales que ayudaran a determinar las zonas que por su diversidad de fauna debían ser conservadas. Y actualmente vive con su novia en El Bolsón, un sitio que le permitió sumar 150 aves a su marca. "Puedo reconocer el canto de los pájaros. El año pasado me sirvió mucho para identificar aves en bosques subtropicales de Misiones o en las yungas del Parque Nacional Calilegua, en Jujuy, por donde guié a dos matrimonios británicos", cuenta Quillén, que tiene aprobadas 18 materias de Ciencias Biológicas en una universidad boliviana pero acredita 16 años de trabajo de campo.

    Quillén escucha las aves y las reconoce. Pero para poder verlas las atrae con cantos grabados que reproduce en medio de la selva. Tiene casi 3000 audios, tres de cada una de las 1.000 especies que hay en el país. "Así vimos un carpintero de copete amarillo en Andresito, en la selva misionera. Yo sé dónde tienen el nido, pero con el sonido sale y se acerca", cuenta Quillén, que con los cuatro ingleses recorrió durante octubre Altas Cumbres, Capilla del Monte y San José de las Salinas, en Córdoba; Tafí del Valle, en Tucumán; Cafayate, Joaquín V. González y La Quiaca, en Salta; y Calilegua, en Jujuy. "460 especies en 20 días", apunta y reconoce que su trabajo de guía fue determinante para coronarse campeón 2016. De otra forma hubiese sido imposible costear semejante travesía por 12 provincias.

    En verdad, de las 770 aves que Quillén registró el año pasado, 30 apenas pudo escucharlas. Algo menos del 5 %. Le pasa a la mayoría de los observadores que se ubican al tope del ranking. "Si el observador pudo identificar el canto y el lugar donde lo escuchó es una zona que registra esa especie, los revisores que tenemos en cada provincias toman el registro como válido. Algo similar puede ocurrir cuando no se sube una foto y la descripción que el usuario hace del ave al momento de cargarla en la plataforma no otorga certezas de que realmente haya visto esa especie. En ese caso, un revisor se pone en contacto con la persona y le pide más detalles, lo ayudamos a determinar qué fue lo que realmente vio. Si estimamos que coincide con la especie cargada, damos el registro como válido", explica Gorleri.

    En la lista de aves vistas por Quillén hay de todo. Loros, carpinteros, picaflores, garzas, patos. Aves chicas, grandes, rapaces, de pantano y nocturnas. No hubiese sido posible de otra manera llegar a casi el 80 % de las que hay en el país. Pero hay unas 20 aves que le llamaron la atención y que además no había visto nunca, ya que más allá de los registros del año pasado, Quillén acumula 851 especies vistas desde 2002. Las observó en Mar del Plata, pero embarcado. "Organicé cuatro salidas en barco. Nos alejamos hasta 80 kilómetros de la costa. Fue impresionante ver los albatros Real del Sur, Corona Blanca y Ceja Negra, por ejemplo. Algunos tenían una envergadura de tres metros, un metro más que los cóndores", describe Quillén, que el año pasado le dedicó 90 días a la observación de aves, 60 como guía y otros 30 acompañado de su papá o su novia.

    El escolta de Quillén fue el canadiense David Bell, un fotógrafo y aficionado del avistaje que entre mediados de enero y principios de febrero recorrió el Norte, Litoral y Sur argentino. Pudo ver 650 especies. En tercer lugar quedó Juan Klavins, un guardaparque cordobés que alcanzó a registrar 584 aves. Adam Timpf, el canadiense que acompañó a Bell en su travesía por el país, sumó 534. Mientras que el guía Diego Monteleone, de Quilmes, logró ver 533. "Cuando llegó octubre y vi que Bell seguía primero, me quería morir. Con solo un mes en el país nos estaba pintando la cara. Fue un alivió que Quillén lo pasara", cuenta Monteleone y asegura que para estar entre los primeros puestos hay que asegurarse visitas a los lugares de mayor concentración de aves, como Puerto Iguazú, Esteros del Iberá y Ceibas.

    La plataforma eBird permite cargar el lugar, día, hora y cantidad de ejemplares de cada especie vista, oída o fotografiada. Porque en verdad, más allá de los rankings que elaboran en cada país, el sitio está pensada científicamente como un espacio donde reunir miles de observaciones individuales para convertirlas en una radiografía general y pormenorizada de las poblaciones de aves y su comportamiento, por ejemplo de aquellas especies en riesgo de extinción o que son exóticas y están expandiendo su territorio. Hace siete años, en 2010, los usuarios hacían menos de 500 cargas mensuales. El año pasado, en cambio, los reportes tuvieron picos mensuales de 3500. Sobre el fin mismo de la plataforma, Quillén siente que el año pasado también hizo un aporte: "Un gusto que me di, además del récord, fue haber registrado por primera vez en el país un calidris maurien. Es un ave que migra desde Alaska hasta la costa del Pacífico, desde Colombia a Chile. Yo la vi en Laguna de los Pozuelos, Jujuy. Ese dato es un aporte porque nos obliga a preguntarnos si estaba perdida o se propuso cruzar la cordillera".  


    Créditos:


         
    Página Principal